Mi vida en España no ha sido color de rosa

Por Helio Sevilla

No fue fácil la decisión. Porque nadie puede negar lo duro que significa dejar la comodidad de tu hogar, la convivencia con tu familia, dejar a tus amigos, compañeros de trabajo y abandonar tu país, que aunque no sea el mejor, fue ahí donde naciste y eso nos hace tener ese amor patrio.

Estando fuera de nuestro terruño nos convertimos automáticamente en un extranjero más y a su vez, en un emigrante como millones que existen en el mundo, sin derechos a los beneficios que tiene un nacional.

La vida para un extranjero como yo no ha sido “color de rosa” en España, porque se debe pasar un proceso obligado de adaptación que inicia con el cambio de horario, la búsqueda de un alojamiento, conseguir una habitación que cumpla con algunas demandas es tarea difícil, debido a los altos precios y a las “exigencias” del dueño del piso (apartamento) que incluye sus raras “manías”, extrañas para mi gusto, y para cualquiera que viene de un país tropical, acostumbrado a las tertulias y a la camaradería impensable aquí donde se convive con personas que no conocemos.

Además cambiar  nuestro gallopinto o los nacatamales por los garbanzos, lentejas o la judías es otro cambio, esta vez gastronómico. Platos calientes para soportar un poco el frío de este país. Todo esto como les dije al comienzo hizo que la “pensara” una y otra vez, “brincar el charco” y llegar a este país ibérico.

El triste episodio que vive Nicaragua de verlo caer a pedazos por un régimen que no tiene el mínimo respeto por los derechos fundamentales contemplados en la Constitución de la República y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos fueron los motivos para que miles de nicaragüenses como yo, tuviéramos que salir del país, con el pesar acuestas y con el corazón roto, por dejar todo.

Ejercer mi carrera como periodista independiente en la Nicaragua de hoy, es el mayor riesgo que existe, tener criterio propio es delito. Ahora los comunicadores con criterio propio estamos expuestos a la persecución, al acoso, al asedio y acusaciones judiciales sin sentido y detenciones absurdas como la del periodista Miguel Mora o el editorialista del Diario La Prensa, Luis Sánchez Sáncho. Los ejemplos sobran.

La cantidad de asesinados pasa los 500, según diferentes organizaciones de derechos humanos, así como centenares de presos políticos y desaparecidos. Las cifras alarmantes que ha provocado el gobierno en esta etapa en Nicaragua que le ha dado la vuelta al mundo, pero el régimen no se inmuta, quiere seguir atornillado en el poder.

El tema del trabajo será en otro momento comentarles, en donde conseguir el permiso depende de una “tarjeta roja” cuando uno se convierte en solicitante de asilo político.

Helio Sevilla Sequeira, es de la ciudad de Acoyapa, del departamento de Chontales, periodista graduado en la Universidad Centroamericano, UCA, con 15 años de experiencia. Colabora en Radio Corporación y fue encargado de prensa en instituciones del Estado como el Ministerio de Transporte, Asamblea Nacional y en partidos políticos PLI y CxL.
Anuncios

2 comentarios sobre “Mi vida en España no ha sido color de rosa

  1. Comparto tu sentir yo mismo lo estoy viviendo y aún sigo preguntándome qué hago aquí si en Nicaragua estaba bien… Pero luego veo las noticias y recuerdo lo que viví desde abril y digo: Ni modo, aguanta con paciencia…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s