“Donde yo te vea, te mato “

Por T. Morales Orozco

Almendra, nombre que decidió ponerse cuando era adolescente, tiene el cabello largo, rubio, y hoy, su actitud ante la vida la podemos deducir a través de su sonrisa que irradia felicidad y tranquilidad consigo misma. Llegó a España hace ocho meses con el objetivo de pedir asilo. Se lo otorgaron cuando llevaba dos residiendo en Madrid. Tiene 47 años, es de Lima Perú. Con ocho años aproximadamente, empezó a darse cuenta que tenía tendencias, gustos y placeres femeninos, pero estaba metida en el cuerpo de un hombre.

El rechazo social, incluso familiar, hacia las personas Lesbianas, Gais,​ Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGTBI); se debe a la ignorancia, vergüenza, o a sentimientos de culpa o responsabilidad.

La familia de Almendra “aceptaba” como era pero seguía utilizando su género anatómico para dirigirse a ella. En la escuela también sufría, recuerda que “en un parque miraba a la izquierda mi casa, a la derecha la escuela y dices ¿dónde sufro más? Tenía que fingir porque mis padres, la época y el país donde estaba siempre ha sido muy difícil. No te niego que me dieron cariño, amor de padres pero no era suficiente por las llamadas de atención, los cortes de cabello obligados, las ropas obligadas o no querer que bajara a una reunión familiar; son cosas que te marcan. Sumado a ello, salir a la calle, la gente, los amiguitos del colegio se burlaban. Estudié en colegios de hombres, de curas católicos y fue un calvario para mí”.

Almendra es mujer transexual, aunque actualmente sólo toma tratamiento hormonal. Lo de operarse, dice que tendría que estudiarse ella misma primero, y luego ponerse en manos de profesionales.

Una flor mustia

Ser mujer trans en América Latina es sinónimo de discriminación.  Vivir de acuerdo con su identidad de género las enfrenta a ataques por odio que suelen quedar impunes. Almendra, con 17 años recibió su primera paliza. Recuerda que cuando caminaba por una calle, se detuvo un coche del cual bajaron siete personas, incluida una mujer, recalca; la empezaron a golpear hasta dejarla tirada en una playa.  “Me dieron duro pero duro, peor que a un animal”, recuerda. Cuando entraba a una tienda le decían “¡uy!, ya me saló la tienda”, añade.

los crímenes de 157 personas trans en América Latina, siendo la mayoría de Honduras (89), seguido de Guatemala (40) y El Salvador (30).

Para que una persona sea reconocida como refugiada tiene que haber sufrido un temor fundado y probarlo. Almendra hizo la solicitud a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), por el riesgo de sufrir daños graves de su ex pareja que le amenazó de muerte. Incluso, llegó a rociarla de ácido en algunas partes de su cuerpo. “Me aferré mucho a él, también se drogaba. Yo trabajaba para él y para mí y en uno de esos pleitos puse un pequeño negocio, me lo destruyó, muchas veces lo denuncié. Donde yo iba, él me encontraba. Como ya no había dinero, no había negocio me dijo “donde yo te vea te mato” y yo dije no me voy de aquí porque siempre caía, siempre el temor de tu vida privada y encima la sociedad, así que me vine aquí a España”.

-

Para la concesión del derecho a la protección subsidiaria se constituyen daños graves la tortura y los tratos inhumanos o degradantes en el país de origen del solicitante; las amenazas graves contra la vida o la integridad de los civiles motivadas por una violencia indiscriminada en situaciones de conflicto internacional o interno.

presentación de la solicitud
Ley 12/2009, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria en España

Vivir violencia por la opción sexual genera frustración, desolación, malestar, y amargura. Almendra cuenta que terminó haciéndose rebelde por todas las agresiones que vivió en su adolescencia, “sino me hubiera sucedido lo que me sucedió, hubiera podido ser más centrada, pensar en futuro pero fui muy alocada  aunque pero nunca hice daño a nadie … esas cosas te dañan y lamentablemente caí en drogas, me dejé llevar por amistades, pensaba que lo más correcto era deprimirme y no pensar en nada, me iba a la luna”. Incluso, llegó a prostituirse, aunque esporádicamente.

A pesar de ello, ha podido sobreponerse a los problemas de adicción y alcohol. Cree que aunque España un país considerado como el más gay-friendly, aún se vive discriminación, “podrá haber más avances, podrá verse más las personas homosexuales por la calle, pero siempre serás señalada, siempre serás lo diferente; porque la sociedad quiere que el homosexual sea como ellos quieren; quieren dirigirte como debes caminar, como debes vestir, qué debes hablar, qué corte de cabello tienes que andar; mientras más femenino te ven, peor”.

Estudia peluquería, participa en varias organizaciones no gubernamentales en donde se siente cómoda, “me estoy volviendo media activista, tengo cosas qué decir por mi experiencia de las drogas”, comenta. Si bien es cierto han habido logros en su vida, considera que hay hacer hincapié en difundir los valores de igualdad, respeto, tolerancia, libertad para el colectivo LGTBI. Paras las personas transexuales hay obstáculos en inserción laboral. No prima la cualificación profesional sino los estigmas sociales.

“Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo […] u orientación sexual”. Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículo 21)

Aunque su voz sigue siendo masculina, no descarta que en un futuro pueda llegar a operarse pero lo evaluará con expertos -psicólogo/a y un endocrino/a- porque “es un tema fuerte que puede tener repercusiones psicológicas o físicas”.

En el World Pride 2017, marcha del orgullo celebrada en Madrid en junio pasado fue Reina Suramericana, experiencia que le gustó mucho porque “era yo, me codeé con los políticos españoles … son experiencias muy positivas en el cambio que estoy teniendo”, finaliza.

Anuncios

Un comentario sobre ““Donde yo te vea, te mato “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s