Volver para quedarse

Mirna Velásquez S

Hay personas que pasan por tu vida, son efímeras, se van pronto, pero dejan un vacío. Es lo que me ocurrió con Tereza. Ella me encontró. Tocó a la puerta de mi apartamento en Gran Canaria, me dijo soy boliviana y quiero ser tu amiga. Así de sopetón. Nos echamos a reír, nos dimos dos besos y ya. Es la primera amiga que encontré aquí o que me encontró sin tener que forzar un encuentro para conocernos.

Pasamos algunos días saliendo de paseo con nuestros respectivos bebés y agrandamos el grupo con Nelia, una encantadora chica rumana que rápidamente se adaptó a nuestro rollo latino. Tereza era el alma de nuestro pequeño grupo, hasta que  decidió volver a Bolivia. Quedó una especie de luto entre nosotras, y creo que lo afrontamos con naturalidad pero afectadas.

Tereza volvió a su natal Bolivia después de diez años viviendo en España, donde nueve de ellos fue empleada del hogar y el último año lo dedicó a su hija, Ana Luisa. Esa década le marcó su vida para siempre. Al inicio extrañaba todo lo que se puede extrañar de tu país, pero se adaptó haciendo una especie de auto-terapia, recordándose a sí misma que estaba aquí, en España, para mejorar la vida de ella y su familia.

17201134_1212425452159840_7557744094010419658_n
Tereza y su esposo, Richard. Foto: cortesía.

– ¿Cuál fue la decisión más difícil?, ¿irte de tu país o volver? -le pregunto.
Sin duda regresar, responde.

Comprendo lo difícil que puede ser dejar todo lo que has construido en tu país de acogida. Cerca de un 30 por ciento de gente latinoamericana retornó a su país natal -según datos de 2015 de la OEA- escapando de la recesión causada por la crisis que sacudió a España, pero Tereza y su esposo, Richard, lo decidieron por su hija, durante unas vacaciones en Bolivia.

Tereza, contexto

“Vimos que aquí (en Bolivia) la niña era feliz como un animalito suelto (…) entonces nos pusimos a pensar si realmente valía la pena volver”. Ciertamente, la libertad con la que crecen los niños y niñas en cualquier país Latinoamericano es impagable. Adiós al encierro en un apartamento y bienvenida la vida al aire libre, en Cochabamba.

Y así comenzó un nuevo proceso; el de readaptarse a su propio país. Suena ilógico pero está holgadamente comprobado el desajuste que se produce al volver a tu país, un choque cultural tremendo que muchas veces es incomprendido.

Exodo latino de España

“Lo primero que empiezas a extrañar es la comodidad porque  en nuestro país, para empezar, no contamos ni con lavadoras, ni microondas, y ni qué decir de buses o metro como allá. Aquí no tienes esas comodidades y es muy cierto que te planteas regresar de nuevo. Lo mejor ha sido contar con mi familia, que no me dejó sola en ningún momento así que empecé por ahí y traté de buscar cosas en que entretenerme”, comenta Tereza.

-¿Como te has enfrentado a ese “choque”?

Busqué algo de qué ocuparme, empezamos a construir nuestra casa, me dediqué a mi familia y sobre todo hice todas las cosas que extrañaba cuando estuve en España.

Después de tantos años, Tereza ha descubierto cuán idealizado tenía a su país, que las cosas que antes veía como “normales” -como el machismo-, han dejado de serlo y ha tenido que aprender nuevamente a sortearse el día a día viendo que las oportunidades están para los fieles a los políticos y no necesariamente para los profesionales, la inseguridad, el miedo de hablar por teléfono en el mercado porque serás blanco de ladrones.

Además, “tienes que volver a llenar tu vida de amigos y amigas”. Es empezar de cero, dice.

Todo es un proceso, reflexiona, y mientras más rápido sea ese proceso, antes se encaja en esa nueva vida. Poco a poco vas adaptándote y aceptando o no ciertos valores de tu propia cultura. “Volver no está mal”, me dice; “lo malo es que nos acostumbramos a lo bueno por eso nos cuesta adaptarnos de nuevo a nuestra vida anterior. Y siempre estará esa extraña sensación de que no perteneces a ninguna parte.

El returno voluntario-2

Foto destacada: cortesía
Anuncios

Un comentario sobre “Volver para quedarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s