“Nǐ hǎo” Taiwan

Tamsui. Foto: M. Riggi
Tamsui. Foto: M. Riggi

Por Mirna Velásquez S.

Intentamos tomar un taxi explicándole al taxista, en inglés, la dirección del hotel. El hombre encogió sus hombros y gesticuló con su cara como diciendo: “lo siento, no entiendo”. Fue entonces cuando fuimos conscientes de lo lejos que estábamos, no sólo de nuestra casa sino, de comunicarnos. Estamos en Taipei, ha oscurecido ya, el tráfico a tope y todo, absolutamente todo, está escrito en chino. Por fortuna tenemos el móvil, Google y Lonely Planet, la guía.

Voy acompañada de mis dos viajeros de siempre, mi hijo de 4 años y mi esposo, que ya empieza a ponerse nervioso porque a partir de ahora, en gran parte del viaje nos guiaremos por pura intuición y señas a falta del idioma. Queríamos una experiencia distinta a todo lo que habíamos visto antes y ¡toma!, esto es lo más diferente que he visto en mi vida. El choque cultural es extraordinario, toca dejarse llevar.

Sabíamos que nuestro hotel estaba ubicado en una zona movida de Taipei, pero una cosa es leerlo en booking.com y otra es entrar a Ximen, un colorido barrio caracterizado por una desbordadora vida comercial, calles congestionadas de gente, ruido, vendedores ambulantes, artistas. Cada esquina es un museo viviente. Es una zona de la ciudad tan viva que da respeto y hasta intimida. Ximen es el sitio donde puedes hacer la foto típica de China. La fotografía mental que me hago es la de gente cocinando y comiendo en plena calle, rótulos lumínicos que destellan desde lo alto de los edificios.

Si hay un olor característico en Taipei es el del tofu fermentado, lo más parecido -o peor- al “olor a pie de atleta” -para decirlo de la manera más fina que puedo. No tuve el valor de probarlo porque me provocaba vomitar, pero los entendidos dicen que este queso de soya es un manjar de la gastronomía china que te atrapa los sentidos. Con mi hijo le llamamos “tofu-tufo”.

Aquí prima la cultura de comer fuera, pero literalmente fuera. Hay sitios para comer uno detrás de otro y en todos se come bien y barato. La gastronomía china es tan variada que difícilmente se puede probar todo en tan pocos días, pero sí podemos confirmar que no tiene nada que ver con los restaurantes chinos que conocemos en Occidente. La comida sabe y huele diferente.

En este video recogí una muestra de imágenes varias de Taiwan. Me gusta la idea de mostrar la vida tal cual, el día a día de una cultura donde la comida es la protagonista, sobre todo la pasta. Cobra fuerza en mi la teoría de que Marco Polo la introdujo en Italia después de viajar a China.

Una de las particularidades que me atrapan es ver la cantidad de templos que de pronto rompen con la arquitectura de la ciudad, en especial el templo de Confucio, en Taipei, donde la sencillez denota la personalidad del gran sabio. En este templo se respira paz, representa la filosofía de educar sin discriminar, como profesaba Confucio. Me pregunto si su pensamiento, su ética, su sabiduría estará en la cultura china moderna.

Vista general del templo Confucio, en Taipei. Foto: M. Riggi
Vista general del templo Confucio, en Taipei. Foto: M. Riggi

En Taipei vi la protesta más pacífica de mi vida. Un grupo de personas frente al famoso edificio Taipei 101, meditaba y hacía ejercicios con una delicadeza y concentración esmerada. Iban vestidos de amarillo, con letreros impresos que decían. “Falun Dafa is good”.

Me enteré de la persecución que hay en China en contra de los creyentes de esta disciplina espiritual que profesa la verdad, la benevolencia y la tolerancia. También se conoce como Falun Gong, tiene millones de practicantes y es vista por el Partido Comunista como una amenaza. Intentan erradicarla a toda costa, incluso en Internet. Me entristece ver que en la cultura que sea, se repite el mismo patrón. Si representas una “amenaza” para el poder, si quieres independencia, si tienes luz propia, te bloquean.

En busca de tranquilidad

dsc_0057
Foto: M. Riggi

Después de unos días, nos estaba pasando factura la fobia a la muchedumbre, decidimos salir de Taipei y viajar al sur de Taiwan. Llegamos a Tainan, una ciudad encantadora, con unos cuantos grados más de temperatura que Taipei. La guía nos dice que es la ciudad más antigua de Taiwan, fue su capital y es donde se puede ver la cultura taiwanesa, tradicional y disfrutar de su comida. En efecto, comer es toda una experiencia gastronómica.

El cerebro nos ordenaba ver algo de naturaleza y tomamos un bus para ir más al interior de Tainan. Fuimos al Taijang National Park. Aquí vimos el templo más bello de todos los que habíamos visto en Taipei, Sihcao Dazhong, a los pies del río Yenshui. Navegamos durante una hora, tiempo en que el guía no paró de hablar…en chino, por supuesto. Es un parque famoso por su enorme variedad de peces y aves autóctonas, que no se dejaron ver mucho mientras estuvimos ahí. Dale play al vídeo y viajemos.

Una de las cosas que más aprecio de viajar es la oportunidad que tengo de desvalijar los prejuicios que he absorbido. Solemos encasillar, meter en un mismo cajón a las personas y decimos: los chinos son cerrados, los productos made in China son de la peor calidad, sólo se casan entre ellos mismos y otras tantas cosas. Aunque parecen hechos fehacientes, aquí, nada de eso es cierto, o no del todo. Me voy llena, satisfecha, contenta por haber aprendido que por fortuna, el mundo es diverso. ¡Gracias Taiwán!, xie xie, Taiwán.

Foto destacada: M. Riggi.

 

 

Anuncios

13 comentarios sobre ““Nǐ hǎo” Taiwan

  1. Lindo reportaje, Mirna. Felicitaciones dobles: una por conocer esos maravillosos y exóticos lugares en compañía de los tuyos y otra por compartirlo. Me gustó la canción que aparece en el segundo video; me sentí Jackie Chan navegando el Yenshui con una botella de aguardiente de arroz. Aquí en Managua, en el restaurante Ta Fá, hacen un sabroso To fú. Afortunadamente no huele a pie de atleta, jejeje. Un abrazo y gracias por volver.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajaja. Una botella de aguardiente de arroz creo que te haría disfrutar de la experiencia con más movimiento 😜.
      Siempre me encanta leer un comentario tuyo en el blog. Ya estamos de vuelta y por un buen rato! Así que nos seguiremos leyendo mutuamente en estas tierras WordPressianas.
      Un saludo querido Edgard😊

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s