El pariente bastardo

Por Tamara Morales Orozco

Por años se ha creído que el piropo es una forma de halago o elogio; pero es acoso callejero, una forma de violencia poco visible

Tenía 20 años y el trayecto al trabajo se volvía una tortura. Me iba caminando, quedaba cerca de mi casa, pero al doblar una esquina su voz rompía mi buen humor; mis cejas pasaban de arqueadas a fruncidas, los ojos se engrandecían de la furia, las fosas nasales se me abrían y la boca se me arrugaba del enfado que provocaban sus palabras. Escupía todo lo que pasara por su asquerosa cabeza. En ocasiones, para no oírle, cambiaba de ruta aunque significara caminar más, no quería escuchar sus insinuaciones y ofensas. “Piropos” que comúnmente conocemos y “aceptamos”. Acoso callejero, un tipo de violencia sexual arraigado en nuestras sociedades, el pariente bastardo.

Para Carolina Torres, una mexicana de Tamaulipas, su primer acoso fue aún peor que el mío. Tenía 15 años vivía en Pico Union en Los Ángeles, Estados Unidos. Recuerda que esa vez, salió a comprar al mall “cuando dos tipos se me acercaron e intentaron tocarme. Me dijeron que me follarían, que estaba buena y que me enseñarían una big cock” (pene grande). Carolina entró en pánico pero pudo escapar gracias al paso de una patrulla de policía por el barrio, lleno de pandillas.

iniciativa-internacional-mujer-alto-palermo_clarin-argentina
Actores argentinos en 2014 para el ocho de marzo Día Internacional de la Mujer, interpretan ser operarios y piropean a las mujeres que pasaban por ahí. Fuente: diario digital argentino Clarín.com

El acoso callejero es una forma de violencia sexual que se produce en espacios públicos y privados de acceso público, como centros comerciales, según el Observatorio Contra el Acoso Callejero de Chile. Son actos de connotación sexual, que se hacen sin tu consentimiento; pueden ser comentarios, jadeos, gestos, material audiovisual, exhibicionismo, masturbación, persecución y/o contacto corporal como agarrones o roces.

Me pregunto qué le hacía pensar a mi acosador que tenía el derecho de decirme “cosita rica, que labios más carnosos tenés, te los quiero comer” o “ese pantalón que rico que te queda que se te repinta el chunche (vagina)”. Hubo momentos en que me armaba de valor y le vociferaba cuanto podía, pero no servía de nada. Todos los días a la misma hora, estaba ahí, dispuesto a atacar. Paró hasta que un día mi mamá le dijo que no siguiera acosándome. “Si volvés a decirle algo a la chavala, te pego un tiro”, aún lo recuerdo.

Este tipo de violencia es un primer paso a lo que son las agresiones sexuales, advierte Marisa Soleto, de la Fundación Mujeres de España, según una noticia de la página web de noticiasunversia.com.

El acoso callejero es un tipo de violencia que se ha naturalizado, la vemos como normal aunque afecta la dignidad, libertad y derechos humanos de las mujeres. La ONG ONG Stop Street Harassment estima que el 80% de las mujeres de entre 12 y 30 años ha recibido alguna vez un comentario “fuera de tono” yendo por la calle.

activeathletics

Marina, venezolana viviendo en Australia primero, y luego en España, por más de 16 años, dice “no he sufrido acoso, sí que te digan cosas pero en Venezuela es normal que los hombres le digan piropos a las mujeres… me han dicho como ¿mamita todo eso es tuyo? Eso forma parte de ser del venezolano, la de piropear a todo lo que se mueva y lleve falda. María, nicaragüense  viviendo en Londres, agrega “aquí en las calles eso no existe, bueno a mí no me ha pasado, no sé si a las mujeronas guapísimas… te mentiría”.

Pero casi todas, después de autoevaluarse, admiten haber sufrido acoso sexual; y se sienten más seguras y tranquilas al vivir en Europa. Como a la señora colombiana del vídeo, a quien le pregunté si en España ha vivido algún tipo de acoso callejero y asegura que en la ciudad donde vive “eso no se da”.

Entretanto, Clara una argentina con seis años viviendo en Berlín, sufrió acoso callejero en ese país. “Al poco tiempo de haber llegado, un muchacho se subió al metro, se sentó frente a mí y se empezó a masturbar. Era de noche y estaba casi vacío, yo simplemente sentí asco y no quería pelear en ese momento, así que sólo me levanté y me fui. Creo que estaba drogado o mal de la cabeza”, detalla. No obstante, Amparo, una cubana viviendo en La Coruña por más de 20 años, tiene claro que aunque no ha vivido acoso “en España, la violencia se hace cada vez más grande y mortal, hoy por ejemplo vi en las noticias que ya van 38 mujeres asesinadas en manos de sus parejas”. Es decir, femicidios.

¿Las calles y ciudades europeas son menos hostiles? Le pregunto a Clara quien está segura que hay otros tipos de violencia hacia las mujeres más sutiles, se disimulan mucho, son más a puertas cerradas.

tamara
Diseño: T. Morales Orozco

Se debe sancionar el acoso sexual y luchar contra la violencia hacia las mujeres. La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belem do Pará, dice que violencia contra la mujer es “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Jóvenes y organizaciones como Hollaback! utilizan sus teléfonos celulares y redes sociales para denunciar escenas de acoso. Vos no estás excenta de este tipo de violencia, unite, hacé lo mismo y denunciá! #MiPrimerAcoso #NoAlAcosoCallejero #StopTellingWomenToSmile “Dejá de decirle a las mujeres que sonrían”.

#NoAlAcosoCallejero #MiPrimerAcoso #ViolenciaDeGénero #Ciudalatina
#NoAlAcosoCallejero #MiPrimerAcoso #ViolenciaDeGénero #Ciudalatina
Foto destacada: ONU Mujeres. Flickr
Anuncios

4 comentarios sobre “El pariente bastardo

  1. Un saludo chicas,la verdad que da gusto leer en las redes ,cosas interesantes e importantes ….no sólo farándulas.
    Llevo 16 en España y no he sufrido cosa alguna y cuando un latino intenta tal cosa ,me he acercado a él y le reprendo ,es vergonzoso que algo tan asqueroso se hiciera cultural en ciertos países .
    Felicidades por luchar por un derecho que por ley debería de ser respetado desde que nace una mujer…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s