¿Qué lleva marchantilla?

Mirna Velásquez Sevilla

Me faltó incluir a la viejita de los buñuelos, la chavala de las tortillas, el viejito que limpia el jardín y tantas otras vendedoras más. En este vídeo (dale play después de leer estos párrafos) únicamente lo que hice fue sentarme afuera de la casa, con la cámara lista para no perder ningún detalle y esperar a que desfilaran. Transcurrido un año sin viajar a mi país, Nicaragua, estos momentos que antes eran tan rutinarios, han adquirido otro valor para mi, los disfruto más y soy más consciente de ellos. Hoy lo comparto con ustedes.

Con el cansancio en el cuerpo por un viaje ajetreado, el jet lag y después de perder el vuelo a Managua, no tiene precio despertarse al día siguiente, sentarse a ver pasar el día con esa forma de vender tan pícara, alegre y cercana que desfila justo en frente de la casa de la mama Pastora. Es como volver al pasado. En Europa es difícil ver algo así. Bello Horizonte, uno de los legendarios barrios de Managua, tiene un lugar especial en mi porque viví ahí durante mis estudios universitarios. Ahí se puede vivir la vida plena de un barrio. Poco a poco vas conociendo a la gente que a diario pasa vendiendo de todo, y hasta puede que surja una amistad.

No son los comerciantes pesados que tocan a la puerta de tu casa para venderte algo que no necesitas. No. Ellas y ellos engolan la voz, cantan, o te cuentan un chiste y su voz se escucha hasta en el último rincón de la casa. Sabrosura para los oídos para quienes vivimos fuera.

Es la gente que los economistas llaman “mercado informal” porque no paga impuestos, el talón de aquiles de los gobiernos incapaces de crear empleos decentes. Son el 70 por ciento que literalmente deja la piel en la calle para ganar una miseria. Y aún así sonríen . ¿Se imaginan? Quién sabe cuántas y cuántos de nosotra/os pudimos estudiar gracias a este trabajito.

Espero que con este vídeo se trasladen y disfruten tanto como yo. Feliz #JuevesDeCiudalatina.

 

Anuncios

12 comentarios sobre “¿Qué lleva marchantilla?

    1. Fijate que estuve en Nicaragua hace unos meses y esta semana cuando estaba viendo las imágenes me sentí de nuevo ahí.
      Definitivamente es algo muy bonito y característico. Sin embargo hay que decir que es un trabajo duriñísimo y ojalá encontraran un empleo formal.
      Saludos Yorling.
      Mirna

      Me gusta

  1. Muchas vendedoras sostienen a sus familias con esta actividad. El pregón es rico, música para tus oídos…
    El pregón es ingenioso. Las mujeres, sobre todo, buscan innovar para llamar la atención y lograr vender. Recuerdo a una que pasaba por la cosa que gritaba ¿Elote, no va a comprar? Creo que muchas personas no reparaban en su negativa, ya que vendía bastante aunque para lograrlo se recorría varios barrios… un oficio de antaño…

    Me gusta

    1. Yo me encontré a una mujer con un carisma inolvidable en el parque de Granada. Se lanzó una retahíla hasta en spanglish que me hizo pasar un momento muy agradable.
      Estas mujeres son arrechas al trabajo. Tengo un respeto especial a ellas y ellos porque es un trabajo pesado y requiere de un esfuerzo muy grande.
      Abrazo. Mirna

      Le gusta a 1 persona

    2. Generalmente los hogares nicaragüenses están a cargo de mujeres y para lograr sosterse a ellas mismas y demás integrantes de su familia nos rebuscamos a como sea la vida y parte del ingenio y creatividad son los pregones que entre más llamativos sean más exitosa es la venta.
      Saludes, Tamara

      Me gusta

  2. ¡Qué bonito! Por mi viejo vecindario hay varias señoras a las que conocí de niña y todavía pasan. Una de ellas siempre con el rodete y el canasto a la cabeza cargando frutas, verduras, pinolillo y hasta flores. Me dio no se qué verla ya anciana siempre con su canasto arriba…

    Me gusta

    1. Un trabajo con mucho mérito Elvira. Cuando estaba allá me acuerdo del vendedor de cóckteles de sesos, de conchas, entre otros. Con una tía abuela decíamos cuando sentadas en la entrada de la casa estábamos: y ese que vende!? Era muy peculiar su cantata y así muchas otras personas cuando la entrada ene la calle no era problema.
      Saludes. Tamara

      Le gusta a 1 persona

  3. Unos tiene que estar fuera del paîs para sentirle ese gustito particular a cosas tan cotidianas para el nica. Tu video me hizo pensar en los vendedores que pasan por la casa de mi mamâ. Recuerdo particularmente a una señora bastante mayor, como de unos 85 años o algo por el estilo que vende cuajadas y que vive con su hermana, que también es mayor, y ambas son solteras y sin hijos y como es lo que hicieron desde hace años, pues continûan haciéndolo. Les comparto una anécdota: tengo un sobrino que cuando la señora llegaba y decîa: doña Marlene! mi sobrino le decîa: A quién busca? A doña Marlene? y él gritaba: mamita, buscan a doña Marlene, y resulta que doña Marlene es su mamita :-), pero como estaba chiquito, él no hacîa la diferencia 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s