Claroscuros del “no” de Colombia

Por Tamara Morales Orozco

Era casi un hecho. Todo apuntaba a que el #Sí ganaría. Los ojos de #AméricaLatina y el mundo entero estaban puestos en #Colombia el domingo pasado. El #SiALaPaz se daba por sentado. Se respiraba un ambiente de muchos nervios, expectativas y mucha ilusión entre los colombianos y colombianas.

radio-uchile-cl
Foto: http://www.i-deal.am

Pero contra todos los pronósticos, el “no” se impuso por un estrecho margen en el plebiscito para ratificar los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Fue un disparo directo al alma. Deseábamos un punto y aparte en las páginas de la historia sangrienta colombiana. El “no” nos indica que aún hay cicatrices que sanar y sentarse a renegociar, las esperanzas no están del todo rotas. Colombia, el país del realismo mágico, es un país de vuelcos y contrastes. El mapa después del plebicito quedó de la siguiente manera: con el 99,98% de los votos escrutados, 50,21% de los colombianos dijeron que “No” y 49,78% dijeron que “sí”.

1475486923_970895_1475521155_noticia_normal
Gráfico: Diario El País

En el exterior se instalaron, por ejemplo en #España, 193 mesas electorales. Votó un 8,33% unos 7.138 colombianos/as de 85.658 aptos para votar. “Ganó el “sí” con el 68,63% contra el 31,36 restante, que se decantó por rechazar los acuerdos de paz como pedía el expresidente Álvaro Uribe durante toda la campaña”, según la Registraduría del Gobierno colombiano.

Reacciones a los resultados

Las reacciones enseguida no se hicieron esperar

El jefe de las FARC Rodrigo Londoño, alias Timochenko, dijo a Noticias Caracol RTV, mantener su disposición de utilizar la palabra como arma, y a su vez, y lamentó el rechazo al acuerdo de paz que negoció con el gobierno.

Héctor Abad es escritor y columnista de El Espectador de Colombia

La guerrilla ha tratado de abrirse al mundo y ha mostrado un discurso moderno, pero eso no caló en la decisión de los colombianos/as que votaron por el NO. La desconfianza es un factor determinante después de 52 años de guerra. Ni siquiera los actos de perdón sirvieron de nada ni el anuncio de un inventario de sus bienes, algo que se habían negado hacer.

Los argumentos del “no”

“El 50,2% de los colombianos que rechazaron el acuerdo en las urnas tenían razones para celebrar. La victoria del “no” fue la victoria de un “no” silencioso, que se impuso en las zonas menos castigadas por la guerra. Liderados por el ex presidente Uribe y enfrentándose a la postura oficialista y a la comunidad internacional, han logrado un éxito tan ajustado como inesperado.  La ausencia de penas de cárcel para los comandantes de las FARC, el coste económico de la reintegración de los guerrilleros o incluso el voto de castigo a la gestión de Santos fueron algunos de los argumentos de fuerza de los partidarios del “no”, del uribismo.  A esto hay que sumar la elevada abstención (62,57%)”, dice Pablo García Inés, periodista  del ElDiario.es

BBC.com consultó con colombianos/as, afirmaron que las heridas de la guerra siguen abiertas. “Durante todo el proceso de paz se habló mucho de perdón, pero perdonar 50 años de agresiones y violencia no es fácil”.

Andrei Gómez, profesor de la Universidad de los Andes y miembro de la organización civil Rodeemos el Diálogo, dijo a este mismo diario que “puede empezar a generarse una fragmentación de la guerrilla, y eso crearía un grave problema de seguridad, porque no hay una estructura jerárquica, que mantenga ordenada a la guerrilla”.

“Es una victoria del miedo. No fuimos capaces de dar el paso. Volvimos al mismo punto de 1982, cuando se empezó a negociar con las FARC”. Ana Cristina Restrepo, periodista y profesora universitaria. Fuente: BBC.com

Una de las partes más cuestionadas del acuerdo fue la garantía al partido político en el que se convertirían las FARC, de cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes para los dos siguientes períodos legislativos. Otras objeciones se centraron en que los culpables de crímenes de guerra y de lesa humanidad -tanto de las FARC como de las fuerzas del Estado- no necesariamente irían a la cárcel. Sin embargo, el rechazo en el plebiscito al acuerdo no significa que en Colombia quieren que la guerra continúe.

Jorge Restrepo, director del Centro de Estudios para el Análisis de Conflictos, considera que el “no” al final empodera a las FARC, porque ellos escogen con quién negociar”. Otro de los escenarios que los analistas ven a corto plazo es un golpe a la economía, con una caída del peso colombiano y la limitación de las inversiones extranjeras ante este escenario de incertidumbre.

how-to-throw-a
Foto: http://www.i-deal.am

Escenarios posibles

dont-get-lost-give-it-a-try-go-find-the-place-that-youre-wishing-for

“Es posible que en realidad nos enfrentemos en este momento a una posibilidad de construir mayor consenso sobre los acuerdos, incluir las voces de otras fuerzas sociales e incluso de voces regionales y lo cierto es que tal vez nos podamos aproximar incluso a una sociedad civil que presione para sostener el esfuerzo que con gallardía los equipos negociadores llevaron durante estos años y que las cifras recientes sobre el conflicto reafirman.” Gilberto Zuleta Ibarra, columnista de conlaorejaroja.com. Es Abogado especialista en derecho administrativo magíster en derechos humanos y democratización Docente y consultor. Caleño radicado en Bogotá.

Diego Morales es columnista de un medio electrónico colombiano http://www.conlaorejaroja.com y plantea que no es posible estar a favor de la paz y contra el acuerdo, por cuanto lo acordado es la ÚNICA forma posible de alcanzar la finalización del conflicto armado. Y expone que “Lo que viene tiene dos salidas concretas: dado que los acuerdos, para que sean verdaderos deben aplicarse rápidamente, el gobierno puede esperar y buscar esa tan falseada concertación con la extrema derecha y esta logrará destruir la mesa de negociación, o puede apuntarle a una Asamblea Nacional Constituyente, que garantice a las FARC-EP todo lo establecido en el punto de participación política e incluya en lo posible al ELN. Por el lado de la ultraderecha, su estrategia será buscar, mediante propuesta en dicha asamblea,  que Uribe Vélez pueda ser reelegido presidente.”

Lo que sí nos queda claro es que la población divida entre el “si”, el “no” y el abstencionismo, no quiere más guerra. Gonzalo un colombiano que  reside en España:

Foto destacada: Diario Elpais.com
Anuncios

7 comentarios sobre “Claroscuros del “no” de Colombia

  1. Talvez lo que diré sea antidemocrático pero me parece que hay que reformar la ley colombiana sobre las consultas masivas. Dicha ley debería de decir que si una opción (ya en curso por el gobierno) no logra ser vencida por otra con más de 10 % de margen de diferencia, entonces prevalece la decisión por el gobierno. No sé, se me ocurre. O también podría darse el caso que la búsqueda de la paz no requiera ser consultada. Es estúpido consultarle a un pueblo si quiere la paz consigo mismo. Sé que hay muchos intereses de por medio y que la sociedad colombiana es conservadora, pero no estoy de acuerdo con jugar con miles de vidas por el capricho de mentes que conciben la idea de que “O todo o nada”. por eso es que digo que fue una colombianada más.

    Me gusta

    1. Parece que Colombia (y muchos otros países ) no están preparados para la democracia. Da la impresión que hay Estados más civilizados que su propio pueblo. Y también parece que la democracia en manos de ignorantes es muy peligrosa.
      Me gusta tu propuesta de ley. Yo voto por ella. Saludos. Mirna

      Me gusta

  2. Es triste ver cómo las personas hablan de paz y no son capaz de tenerla… Colombia un país dividido,leo y veo constantemente noticias de este tema y al repasar el mapa la gente que voto por el no,son las que menos han vivido y sufrido está guerra,osea votamos en las urnas por el no ya que no o me afecta,no me importa…la gente cada día es más egoísta y vela sólo por el mi 😞 sólo puedo decir le a los Colombianos fortaleza.

    Me gusta

    1. Así de polarizado está Colombia y muchos otro países de America Latina Iskry. Nadie quiere guerra, se pretendía ponerle fin a este cáncer que lleva alojado más de 50 años en Colombia. Hay que analizar los motivos de toda esa gente que voto por el “no”. Saludes. Tamara

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s