¿Qué le pasó a “Julián”?

Por Tamara Morales Orozco

  • Él sabía que no era lo que su familia esperaba, incluso sus hijos. Esta historia es de esas que no quisieras que le pasara a nadie de tu familia. Cuando te vas, queda en el imaginario de quienes se quedan que hay muchos riesgos en ese otro país. No solo permanecer ilegal sino muchos más.
  • En Estados Unidos viven 11 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos originarios de América Latina, principalmente de México, según la web en español de La Casa Blanca.

Ella iba a una reunión al país donde se había ido su hermano 25 años atrás. No quería dejar pasar la oportunidad de volverlo a ver. Con ayuda de su sobrina se hizo posible el encuentro. Ansiosa, lo esperaba en el aeropuerto y cuando llegó y se acercó a saludar a su hija, no la reconoció hasta que ella le dijo ¡ideay “Julián”, ¿ya no me conocés? Giró la cabeza y el asombro fue mayúsculo. Tenía enfrente a su hermana, su hermanita linda. Se echaron a llorar. Se besaron, se abrazaron, y apretaron mucho. El amor de hermanos estaba tan encendido como el cráter de un volcán en actividad.

Esta es la historia de “Julián” un nicaragüense que salió de su casa a finales de los setenta  a California, Estados Unidos, con quien entonces era su esposa, una nicaragüense con nacionalidad estadounidense. Le prometió ayudarle a legalizarse pero eso no ocurrió. Se separó y se fue a vivir a Texas. Se casó nuevamente y se volvió a divorciar hasta establecerse en Arizona. Permaneció sin documentos todo el tiempo. El temor a ser deportado siempre le rondó pero aprendió a vivir con ello.

exclusively-from-trendy-gifts
Fuente: http://www.univisión.com

La familia de Julián tenía noticias solo él cuando llamaba por teléfono. Sus padres vivían preocupados, sufrían por él en silencio al no tener noticias de si estaba bien, si comía, si trabajaba o si andaba en malos pasos.

Vivir indocumentado/a es vivir con miedo, se sufre de ansiedad, de depresión severa, estrés dice la escritora y bloguera Ilka Oliva Corado. Es migrante guatemalteca desde 2003 en Estados Unidos y cruzó el desierto de Sonora en México.

ilka-oliva-corado
Foto: Tomada del muro de su Facebook. Cita textual de http://www.telesur.com

Julián fue chofer de camiones, trabajó en la construcción, cambiando llantas en una empresa en la que llegó a ser gerente general en un pueblo llamado Willis, en Texas. “Estuvo bien un tiempo”, dice su hija “Julia”. Esa temporada fueron días de estabilidad económica que le permitieron comprarse un camión para transportar mercancía desde el aeropuerto a centros comerciales. Pero no supo qué hacer cuando se vio con esa bonanza financiera y tentadora que le permitía tener al momento todo lo que quería. Gastar y gastar es lo primero que queremos hacer y lo hacemos, dice la bloguera nicaragüense y experta en finanzas personales Elaine Miranda Vela, “lo que sucede es que si antes habían carencias, inmediatamente queremos suplir todas esas cosas que no tuvimos y que hasta fuimos creando estas falsas necesidades dentro de nosotros”, explica.

elaine

No pudo administrar bien ese éxito financiero, no supo mantener un orden ni controlar el dinero. Las malas decisiones en la vida también son lecciones para aprender o para seguir equivocándote al punto de hundirte en depresiones, refugiarte en el alcohol y las drogas. Probó de todo cuanto pudo, perdiendo así su familia y su trabajo. Durmió en las calles, debajo de puentes, pasó hambre y frío. Su hija se preocupaba mucho por él, intentaba ayudarle pero no se dejaba.

diseno-del-exito

Al verse sin dinero para el alcohol, sin casa ni familia estructurada, encontró trabajo, un trabajo que aunque se ganaba dinero rápido era bastante arriesgado. Y empezó y vio que la primera vez le fue bien y continuó transportando indocumentados de la frontera mexicana hacia Estados Unidos. Era un “coyote”. Podía llegar a ganar hasta cinco mil dólares al mes o más. Hasta que se truncó el trabajo o “negocio” porque las autoridades migratorias estadounidenses le detuvieron infraganti. Tenía dos opciones, ser deportado o pagar una multa.

 

juliana-cuando-supo

Dale click a este enlace para escuchar el testimonio de un “coyote” que vive de cruzar a migrantes de Centroamérica hasta la frontera de México con Estados Unidos. La producción de este podcast es de Radio Ambulante. Fue realizado por las periodistas Iolany Pérez, Jennifer Avila y Camila Segura.

Julián volvió a Nicaragua custodiado y con esposas puestas. Se reunión con su familia quienes le ayudaron a reinsetarse en la sociedad. Le sacaron permiso de conducir, carnet de identidad para que pudiera trabajar. Después de un tiempo volvió a la bebida. Desaparecía por varios días. Iban en busca de él y no daban con su paradero hasta que regresaba descalzo o en chanclas, con ropa vieja, sucia y con vestigios aún de alcohol en su cuerpo. Vendía todo lo que podía. Estaba enfermo. Recurrió a ayuda pero no pudo levantar cabeza. Un día, una llamada telefónica avisó la noticia: se ahogó en su propia borrachera.
Julia asimiló ya la muerte de su papá. Si no hubiese tenido este fin dice, ella tenía planeado “hacerle su cuartito atrás de la casa para que ahí muriera con su botella y su sopita”.
 Foto destacada: Reuters
Anuncios

2 comentarios sobre “¿Qué le pasó a “Julián”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s