Una pesadilla que no volveré a vivir

Por: T. Morales Orozco

Había ido dos veces. Lindo, increíblemente, lindo. Quedé enamorada. Me emocionaba la idea que pasaría aunque sea de refilón por el aeropuerto de la Ciudad de México, me conformaba con eso. Salí de Managua, paré en #ElSalvador y luego tocaba hacer escala en #México para seguir rumbo a #Madrid y llegar a mi destino final, #LaCoruña, España.

DSC00690
Camino a la puerta de embarque de mi vuelo hacia España

En México a mí  y a otras 15 personas -nicaragüenses-; nos agruparon y llevaron en fila india, como si de delincuentes se tratara, a una sala del aeropuerto junto a otro grupo, de otras nacionalidades, que esperaban sentados y separados del resto de viajeros. Me sentí como animal de feria. Sentía en mi cuello clavadas las miradas de los demás. Hubo alguno o alguna que se echó una sonrisa.

Íbamos custodiados por dos guardias de la migra mexicana. En ese momento consideré muy alto mi error. Olvidé y no creí sinceramente que al ir en tránsito necesitaría la visa mexicana a pesar de haber visitado ese país. Me sentí reducida a una convicta porque si quería comprar algo de comer o ir a las tiendas #DutyFree tenía que pedir permiso a uno de los de la migra. Si quería ir al baño, tenía que ir escoltada hasta el baño.

Países de #AmericaLatina para viajar a #México
Diseño: T. Morales Orozco

Esperando la salida del vuelo, intercambié palabras con varios de los que ahí estaban para bajar el ambiente tenso que se respiraba. La mayoría iban a #España. A ciudades como San Sebastián, Bilbao, Barcelona, Madrid; solo yo a La Coruña. Casi todos éramos jóvenes de Managua, Jinotega, Chinandega y Nueva Segovia.

Dos jinoteganas, sobrina y tía, viajaban por primera vez a España. La sobrina, llevaba una carta de invitación de una amiga; documento autorizado por la policía para no tener problemas a la hora de pasar por migración. Es una forma de controlar a la persona que invita; puesto que es quien se encarga de la estadía de la persona invitada. Si miente en la carta, comete el delito de promover o facilitar el tráfico ilegal o la inmigración clandestina de personas, desde, en tránsito o con destino a España. Este delito se castiga con hasta ocho años de prisión. Sin embargo, ya en Madrid, la tía, quien viajó sin carta, pudo “pasar”. Llevaba unos tres mil dólares entre efectivo y su tarjeta de crédito para demostrar que tenía capacidad económica para su estancia en el país. Tiempo después, supe que se quedó ilegal.

Países que necesitan visado para entrar en la #UE (1)
Diseño: Ángela Hoyos y T. Morales Orozco

Otra muchacha, de Chinandega, ciudad al occidente de Nicaragua, parecía un flan de los nervios que tenía. Iba sin carta y arriesgaba el todo por el nada. Pasaba sus manos sudorosas varias veces por su cara, se tronaba los dedos; y así todo el tiempo que esperó en la fila. Era bajita, color piel canela ceniza, pelo negro. Vestía de unos jeans, una camiseta blanca y unos tenis. Me dijo –en México- que venía en búsqueda de trabajo. Había vendido todo e hipotecado su casa. Al llegar a la ventanilla de migración, el oficial la miró de arriba abajo. La separó a un lado en otra fila donde esperaban tres personas más. Pasé yo, caminé; y ahí quedó la muchacha. Deduzco que no entró a España. ¿Lo intentaría otra vez?

Si vas a migrar hacelo ordenadamente y no tendrás mayor problema. Llevá todos los documentos que solicita el país al que viajas. Yo pequé; di por hecho que como iba en tránsito no necesitaría de visado. Que no te suceda lo que viví en México; y lo que a la muchacha de Chinandega le pasó en Madrid. Llamá a la embajada; infórmate; no te fíes sólo por la información del boca a boca de quienes residen ya en ese país. Las leyes, los tratados y convenios cambian continuamente. Aún tengo el sabor amargo en el cuerpo; y eso que fue hace ocho años.

Anuncios

5 comentarios sobre “Una pesadilla que no volveré a vivir

  1. Hola Muchachas, fíjate Tamara lo mismo me paso a mi pero fue en Costa Rica. Yo regresaba de una capacitación que me había enviado El trabajo en Francia por mes y medio ( era la primera vez que venia a Francia) . A la ida todo paso muy bien porque traía una sarta de documentos justificativos autentificados por mi trabajo y la embajada tenia mi visa de transito de Costa Rica porque la venida la había hecho por tierra Managua – San José luego me tocaba hacer escala en Barajas mi destino final era Paris no tuve problemas al entrar a la UE pero si vi una de esas filas con Latinos que hacían esperar a un lado (senti una pena por ellos, porque en gran mayoría la gente se enjarana para buscar un nuevo avenir en estos lados ). Bueno la cosa es que al regresar a Nicaragua como mi visa Tica ya no tenia validez yo contacte al consulado tico aquí en Francia y me dijeron que podía pasar en CR de transito sin ningún problema, pero al llegar al aeropuerto Tico, viví esa experiencia de que te ponen a un lado junto con todos los Nicas que no pudieron entrar en España nos pusieron en un Rincón vigilados. Me dio rabia al momento porque yo misma me decía y nosotros- En Nicaragua- que a cualquier extranjero le abrimos las puertas y a nosotros nos hacen estas jugadas. Pero bueno luego de esta experiencia, siempre aconsejo a mis amigos de traer todo en regla para no vivir este tipo de cosas. saludos

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s