Hablemos de finanzas con Elaine

Por Mirna Velásquez S.

Más de una vez escuché hablar sobre la tacañería de los italianos y las italianas. Tenía muchos prejuicios sobre los hombres (pero esa es otra historia) hasta que conocí y viví Italia en toda su dimensión. Esa mezquindad que suele achacárseles en realidad es puro orden financiero. Perdónenme por generalizar pero la mayoría de italianos e italianas que conozco son buenos administradore/as del dinero y no es por naturaleza. Así como las familias transmiten la pasión por la comida, también se les inculca desde pequeños la cultura del ahorro.

Siempre tuve dificultades para ordenar mis finanzas, me costaba llegar a fin de mes y culpaba a mi salario, convencida de que yo no gastaba en banalidades. No tardé mucho en ver que el problema estaba en mi, porque mi desorden continuaba a pesar de los ascensos salariales.

Desde que gané mi primer salario, siempre que salía volvía con “algo” a la casa, auto convenciéndome de  que me lo merecía por tantas horas de mi vida invertidas en mi trabajo.

Elaine miranda

Para “ahorrar” en transporte no almorzaba en mi casa y comía (o más bien mal comía) muy cerca de mi trabajo. Error. En el supermercado compraba víveres para todo el mes y mucha de esa comida iba directo a la basura porque prácticamente solo cenaba en mi casa. Me daba vergüenza no dejar propina en los restaurantes, o creía que “socializar” era salir a tomar algo con amigos y amigas.

En Italia, por ejemplo, es de lo más normal esperar el cambio por mínimo que sea. Un centavo, cinco centavos o la cantidad que sea, es dinero. Yo no sé por qué carajos una tiende a creer que es de buena educación o causas buena impresión si haces creer a la gente que esas moneditas no te importan y ahí las dejas y, ni las reclamas o peor aún, a veces ni te las dan en los supermercados.

He querido contarles mi experiencia personal sobre el aspecto financiero porque yo era el vivo ejemplo de una persona desastrosa en este tema. Fracasé en  varios negocios, hice malas inversiones y en muchos años ahorré muy poco. Cuando salí de mi país, restringí todo tipo de salidas al verme lejos, sola, sin nadie cercano que me respaldara en caso de una emergencia y con poco dinero en mi bolsillo. Dejé de comer fuera, empecé a cocinar cada día en mi casa, aprendí a pesar todo en la cocina. Sé con exactitud, por ejemplo, cuántos gramos de arroz o pasta debo cocinar para una persona y no tiro nunca nada de comida  a la basura porque no me sobra. Renuncié a ciertos lujos como comprarme ropa o cosas innecesarias (siempre me pregunto antes de comprar algo, si realmente lo necesito), aprendí a vivir con lo justo y eliminé el uso de tarjetas de crédito.

Hoy puedo asegurar que tengo un respiro económico. Me siento orgullosa de mi misma porque gasto menos de lo que gastaba hace unos años y les aseguro que esa sensación es de lo más placentero. En otras palabras, mis medidas de ahorro basadas en la forma de vida de la gente en Italia, me ayudaron a organizarme.

En mi reciente viaje a Nicaragua tras bajar del avión fui a buscar a la mejor experta en finanzas personales que conozco, para hablar sobre este tema: Elaine Miranda. Con ella confirmé que, efectivamente, es una tendencia generalizada “ningunear” el dinero. Parece ser algo cultural. Así que le pedí unos consejos exclusivos para migrantes que tienen dos gastos; uno en el país en el que residen y otro, en el país donde quedó la familia a la que le envían dinero mes a mes o con cierta regularidad.

La conversación se volvió muy interesante porque, entre tantas cosas, hablamos de ese “peso” espantoso que siente la gente que emigra y debe enviar plata a sus hijo/as, padres, madres, etc, y de esos casos en los que la gente renuncia a su confort y hasta a su dignidad para resolver los problemas económicos de su familia. Seguro todos conocemos a alguien o ha pasado por ello o está pasando por ello.

“Para mí lo más triste es que la mayoría de gente que manda remesas, cree que está supliendo necesidades, cree que está pagando la renta, la educación, el colegio, la comida y el 90 por ciento de la gente que la recibe, en lugar de comprar la refrigeradora, compra un televisor nuevo, en lugar de comprar el uniforme del colegio, compra ropa de salir, o salidas, o el celular más caro. Mientras la otra persona cree que está haciendo un buen trabajo y está dejando de vivir, los otros ni siquiera suplen necesidades, sino simplemente suplen deseos”, asegura Elaine. Es duro admitirlo pero es una gran realidad.

Basada en la conversación con Elaine he extraído 10 consejos o tips que considero importantes y lo mejor de todo, están pensados para migrantes. ¡Aprovéchenlos!consejos de ahorro para migantes

El mensaje más importante que me ha calado de esta entrevista es que nunca se puede ningunear el dinero. Tengo que eliminar de mi lenguaje eso de decir “ay, si sólo son diez o quince euros o dólares…”. Cuando tenga algún desliz recordaré que esas pequeñas cantidades ahorradas semana a semana o mes a mes y cuidando cada centavo, al final del año se convertirán en un buen monto que seguramente podré invertir en algo provechoso a largo plazo.

Aquí junto a la bloguera Elaine Miranda, experta en finanzas personales. ¡Gracias por la entrevista, Elaine!, aprendí mucho ;-)
Aquí junto a la bloguera Elaine Miranda, experta en finanzas personales. ¡Gracias por la entrevista, Elaine!, aprendí mucho 😉 http://plataconplatica.com

 

Anuncios

10 comentarios sobre “Hablemos de finanzas con Elaine

  1. No entendî un verbo:

    Ningunear ⇒

    tr. No prestar atención a alguien.
    Menospreciar a alguien:
    me ningunean porque soy novata.

    Nunca se puede ningunear el dinero= Nunca hay que dejar de prestar atenciôn al dinero?

    No entendî ese verbo, lo siento.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ningunear es no darle importancia o no reconocer la importancia de alguien o algo. En este caso, ocurre en muchas ocasiones que no le damos el verdadero valor al dinero. Por ejemplo, a mi me sucedía con frecuencia que cuando compraba algo que quizás valía 12 dólares (por decir una cifra) pensaba, bueno, 12 dólares no son mucho, puedo darme ese “gustito” cuando en realidad no debía. Saludos Jorge.

      Me gusta

  2. Me ha hecho pensar…un poco sobre lo de ningunear el dinero…aunque ahorro pero creo que ouedo esforzarme mas…me dan pesar esas gentes que mandan dinero a sus familias y estas no trabajan y viven a costillas de esas remesas.

    Me gusta

  3. Me agradó muchisimo leer el blog, verdaderamente me llamó la atención porque siempre me he caracterizado por ser ahorrativa, y he tomado en cuenta que en esta vida se debe priorizar meramente lo necesario, tengo 20 años y estoy en el último año de Psicología, por cuestiones de residir en un lugar donde no brindaban la carrera me tocó viajar y vivir estos años sin mi familia, alquilando y enfrentando todo tipo de gastos algunos incluidos en el presupuesto y otros no, de los que no me quedaba mas que hechar mano de mis ahorros.
    Saludos desde Nicaragua

    Me gusta

    1. Me impresiona que a tu edad tengas tanta madurez. Disculpa que a veces nos prejuiciamos con la edad y suele pensarse que una persona joven no tenga madurez.
      La madurez financiera es algo difícil de conseguir y cuesta mucho no tener deslices, pero se puede.
      Uno de los problemas principales, a mi juicio, es la falta de educación financiera en la familia, es decir que nos enseñen a administrar desde que somos pequeños. Por eso, cuando somos adultos, o tenemos nuestro primer salario, a veces caemos en el consumismo o en el facilismo de comer fuera todos los días.
      A mi me ha ayudado mucho dejar de comer fuera. Obtuve muchos beneficios: aprendí a cocinar bien, ser creativa en la cocina, ahorrar y comer sano.
      Espero que culmines bien tu carrera y que también tengas unos ahorritos para el final, porque la tesis trae muchos gastos.
      Me dio gusto leer tu mensaje.
      Saludos.
      Mirna

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s