Un gigante que no duerme

Por: T. Morales Orozco

Todo/as hemos ido más de una vez

Mañana hay que irnos tempranito para no volver asoleados, le dije. Al día siguiente, salimos a eso de las 8:30 de la mañana y ya la vida gritaba. Fue una odisea llegar hasta el parqueo. Tardamos un mundo y parte del otro. Al llegar, saqué mi luz amarilla de advertencia, le dije que se quitara todo, sino quería regresar sin nada a la casa. Se sorprendió.

El sol que hacía picar nuestras cabezas, competía con el eco y el murmullo de los tumultos de gentes que bajaban de los buses así como con las bocinas de los carros, carretoneros y acarreadores que se han tomado las calles “tragadas” por canastos o tramos de electrodomésticos, muebles, ropa y comida. Prácticamente no hay espacio para la circulación de vehículos y la peatonal, es una odisea. Además una se vuelve malabarista para pisar los charcos de agua sucia.

Meterse al #Oriental es cosa seria. Hay que prepararse psicológicamente porque te pisotean, te respiran en la nuca, te codean, te bolsean para robarte o te estampan la axila bien sudada como me ocurrió a mí.  Y como si de cantata se tratara, la picardía nicaragüense se vive latente en sus callejones llenos de piropos resonantes, utilizada como gancho sutil para agarrar a los marchantes clientes. No te podes perder escuchar: “a ver amor ¿qué vas a querer?”, “¿qué andás buscando reynita, ¡te lo voy a dar barato!”  O un “cuidado amor, ver muñequita linda, dame lugar para pasar”.

El mercado oriental, hoy el más grande de #Centroamerica, se fundó en los años 30. Surgió como una necesidad de facilitar la comercialización de los productos agrarios de Las Sierras, según explica el periodista Onofre Guevara, en El Nuevo Diario en agosto de 2008. “Ese patio era el punto de aparcamiento de las carretas que bajaban de Las Sierras, porque no podían circular por las calles pavimentadas, sus ruedas de madera estaban forradas con una capa de metal”. La mercancía iba en los cajones de los carretones, medio transporte de tracción humana para el abastecimiento.

Íbamos a la zona de los plásticos y de las ferreterías. En el camino le decían a mi novio, oe chele que vas a querer, vení, ¿qué andas buscando? Incluso hasta en inglés, ¿guat du yu guan? Ahí va el renegado. Lorenzo Lamas aquí tengo un caballo para que te lo pongas cuando vayas en la moto. Te lo voy a dar barato.

Nos perdimos en el laberinto de sus calles. En el recorrido, no faltó la música estridente, religiosos pregonando “la palabra”, silbidos, gritos; un caos. Cuando llegamos al tramo, yo hinché mi pecho y empecé el regateo. Le dije a la vivandera, ¿Eso es lo más que me lo deja?  Un rollo de plástico grueso. Soltó la carcajada. No amor así no se dice. Se pregunta, ¿eso es lo menos? Para que te puedan rebajar. Me sentí asareada.

El #Oriental es un mercado lleno de vida pero con problemas de desorden, inseguridad, insalubridad, ruido cuyo crecimiento no se detiene. Por decir un ejemplo, la esquina del Gancho de Camino ya no se puede transitar. Se comió la estación número IV de la policía. Pero, aún con todo eso, el #Oriental sigue siendo el mercado más activo del comercio capitalino. Podes encontrar desde un alfiler hasta un camión. Si no lo encontrás aquí es que no existe. Pudiera ser hasta un eslogan publicitario.

Muchos no pagan

Es también uno de los sectores económicos donde se evaden más impuestos. Algunos economistas estiman que, este gigante que nunca duerme, mueve alrededor del entre el 20 y el 30% del Producto Interior Bruto de Nicaragua. Lo barato de sus productos, se debe a un esquema económico que se basa en la evasión fiscal y el contrabando de unas pocas empresas de grandes importadores. El entonces presidente de la Cámara de Comercio, Eduardo Fonseca, dijo en el programa de televisión Esta Semana en 2013, que “si según la cifra la evasión anda alrededor de los 500 millones de dólares, yo estoy seguro que por ese medio se puede estar dando entre un 40 o un 50%,entonces estamos hablando de unos 200 o 250 millones de dólares”.

Print
Diseño publicado en enero de 2015 por el diario nicaragüense, El Nuevo Diario

Un mercado con perfil de ciudadela; aquí convergen colegios, universidades, clínicas de salud, venta de comidas caseras, bancos, micro financieras, barberías, bares, terminal de autobuses, iglesias, etc. Al caer la tarde mientras nos vamos a nuestras casas, la actividad no para. Por un lado, los/as comerciantes/as, descargan mercancía para surtir sus tramos y; por otro, empieza la actividad nocturna, en donde el licor, la violencia y  la prostitución son los protagonistas

¿Existe un plan de ordenamiento para este lugar donde se conglomeran miles y miles de comerciantes? Si tanto dinero genera, ¿por qué no se invierte para la recolección de la basura, la limpieza, la delincuencia o los eternos incendios causados por los cortocircuitos debido las malas instalaciones eléctricas?.

Nota: Solicité información actualizada a la Corporación Municipal de Mercados de Managua COMMEMA vía correo electrónico, pero no  respondió nadie. Incluso su página web no hay información alguna sobre este mercado.
Anuncios

2 comentarios sobre “Un gigante que no duerme

  1. El Oriental es un monstruo devorador; lo conocí cuando era la mitad de lo que es ahora y te digo que para entrar y salir hay que tener un mapa a mano. Es más, así como a un extranjero se le dice que visite las Isletas o el Cañón de Somoto, habría que sugerirle que de su paseadita (acompañado de un guía) por el gigantesco mercado oriental, donde se encuentra desde un elote asado hasta un Samsung Galaxy 7 o un chasis de Nissan X-Trail de dudosa procedencia. Allí está toda Nicaragua resumida. El olor a chicha de maíz, a cuero de zapatos, a vinagre de vigorón ¡Un mercado tianguero que tiene vida propia!. Allí se puede nacer y morir sin necesidad de salir al espacio circundante. Es un mundo aparte. Totalmente. Saludos amiga!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s