Plan mochilero

Por: T. Morales Orozco

Sólo nos quedaban unos días para regresar a España, y la verdad, yo quería estar en la casa aprovechando los minutos con mi familia. Pero mi pareja insistió tanto, que acepté ir, con la condición de regresar el mismo día a Managua. La información que encontramos en internet era dispersa, así que decidimos irnos a ciegas.

El taxi que contratamos nos recogió a las cuatro y media de la mañana para llevarnos a la terminal de buses que van para el norte de Nicaragua. La gente dormía en sillas o a ras del suelo. Unos bebían café con pan y otros, abrigados hasta las orejas. Nosotros en short, camiseta y tenis. ¿Frío? Ninguno. Cuando nos acercamos al andén donde salen los buses hacia Somoto, casi frontera con Honduras, nos dijeron que el bus salía hasta las seis de la mañana. No podíamos perder tiempo, decidimos coger el bus hacia Estelí. Ahí, corrimos para no perder el que salía hacia Somoto.

Mapa Somoto

Cansados, con sueño y hambrientos aguantamos sentados en esos asientos viejos, duros e incómodos acompañados de esa música charanga changa -típica norteña- no pudimos pegar ojo. Además cada vez que hacía parada el auto bus, era oportunidad de vendedores/as ambulantes.

En Somoto, en la terminal de buses, cotizamos precios con dos muchachos de distintas tour operadoras. El primero, nos pareció alto el precio así que preferimos irnos con el segundo, quien nos llevó a las oficinas para realizar el pago. Antes hicimos una parada técnica. La tour operadora nos hizo precios diferenciados, nacional: 12 y extranjero: 16 dólares. Nos facilitó una mochila impermeable para guardar nuestras pertenencias personales y nos llamó a un taxi -que pagamos aparte- para llevarnos hasta la entrada de el Cañón de Somoto.

DSC_1900
Gallopinto (aceitoso), huevos revueltos, tortilla, queso, repocheta. Jugo de frutas y una cerveza

Esta maravilla natural, una de las más grandes de Centroamérica, conocido también como “Namancambre” se ubica a 14 km al oeste de Somoto. Es un área protegida que por su importancia geológica e hidrológica está denominado como Monumento Nacional Cañón de Somoto. Las actividades que aquí se realizan son al aire libre, su escenario cuyo cauce de piedras de altas paredes se extienden a lo largo de cinco kilómetros, lo amerita. Las aguas provienen de los ríos Comalí (Honduras) y Tapacalí, formándose así el extenso río Coco. Para adentrarnos en el Cañón, caminamos más de un kilómetro, bordeando el Coco hasta llegar a una lanchita que nos adentraría en las altas paredes rocosas, estábamos embelesados con aquella majestuosidad.

Las rocas impedían seguir en lancha por lo que continuamos a pie bajo las aguas cuyo fondo era pedregoso y resbaladizo. De repente divisamos a un grupo bastante grande, atravesando el río encima de unos flotadores. El guía nos dijo que teníamos que cruzar encima de unos neumáticos inflados.

Llegamos a una de las ocho pozas que existen a lo largo de todo el Cañón. Y como si de una cita se trataba, habían franceses, alemanes, italianos, españoles. Los únicos nicas éramos los guías y yo. Se tiraban desde una altura de cinco metros. Yo también quería y lo hice, pero me asusté al ver a un italiano lanzarse desde 12 metros de altura. Entró mal al agua con la cabeza inclinada hacia abajo, pensé que no volvería a la superficie. Cuando salió, rojo como un tomate, su guía le llamó la atención.

Pasado el susto, seguimos nadando entre las aguas verde cristalinas. La paz y tranquilidad hicieron olvidarnos del bullicio de la ciudad. Era hora de volver. El grupo de alemanes nos dio un aventón hasta la terminal de buses de Somoto. Antes, paramos en el hospedaje donde se alojaban. Una casa sencilla y humilde aún vestigios de las reformas.

Bellezas naturales como ésta, tenemos muchas. Pero no sé qué poder destructivo tenemos que lo convertimos en un botadero más rápido que de prisa. Bolsas, latas, vidrio es lo que suele quedar después de visitar una reserva natural. Será, que nos estorba tener estos designios que la naturaleza nos ha dado? ¡Tenemos que cuidarlas! Conozco muchos sitios maravillosos de Nicaragua y #MeSientoOrgullosa de ello. Te invito a que las visites.

Anuncios

4 comentarios sobre “Plan mochilero

  1. Yo fui al Cañôn de Somoto en el 2009, hice el tour solito, o sea iba con el guîa, pero nada mâs. Lo hicimos al revés; empezamos caminando, después llegamos a las pozas y ahî hay que quitarse la ropa y meterla en una caja plâstica, después empezamos a nadar y asî, después en el neumâtico para terminanr luego en la lancha que te lleva al otro lado. En ese entonces me costô 10 dôlares el tour, creo que valîa menos, pero como yo iba solo pagué un poquito mâs. Fue una bonita experiencia 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s