¡Cáspita!, ¿qué le pasó a mi acento?

Por Mirna Velásquez y Tamara Morales O.

Me da vergüenza admitirlo pero yo era la típica pesada que se burlaba y juzgaba a las personas que hablan con un acento distinto al de su país, porque me sonaba a gente falsa o con aires de superioridad. Hasta que me pasó a mi. Fue como estrellarme contra un muro.

Después de vivir un año en Italia, volvía de vacaciones a Nicaragua y en el avión, recuerdo, había una familia peruana que mezclaba el español y el italiano a diestra y siniestra. Sintiéndome totalmente ajena, me preguntaba cómo es posible decir una frase tipo: “tú ponte lí, seduto vicino a la ventana” (tú ponte ahí, sentado junto a la ventana). ¡Qué ridículo!, pensaba.

En ese momento no era consciente que yo ya pronunciaba más la ese. Tuve que hacerlo forzada por el italiano. Cuando empecé a hablar italiano, me di cuenta que lo hablaba super mal, porque sustituía la ese, por la “j”, como en el español nicaragüense. Imagínense pronunciar, por ejemplo, “quejto” en vez de “questo”. Presumo que la gente me entendía por contexto, o por lógica y no porque yo hablara bien. Tras llegar a Nicaragua, me preguntaron ¿sos colombiana?. En práctica, gracias a otro idioma, mejoré la pronunciación de mi lengua materna.

0001-219656024

Años antes, trabajando en un diario madrileño, la mayoría de entrevistas que realizaba eran telefónicas. Yo trataba de usted o de vos a los entrevistados y siempre recibía el comentario: ¿eres sudamericana?. Un día, hice la prueba. Usé el tú y no me lo podía creer. La entrevista fluyó con tanta naturalidad, noté que la gente se abría más.

Dejar de usar el usted o el vos y sustituirlo por el tú ha sido una cosa tormentosa. Tanto en Italia como en España ( y muchos otros países) es casi una ofensa llamarle usted a alguien sino se trata de una situación donde se requiera ser formal. Sienten que no es cercano, que te aleja, que de entrada ya estás marcando distancia. Y yo, acostumbrada a usarlo con mis hermanos, mis sobrinos, mis amigo/as y mis padres, opté por diferenciar mi comunicación cuando estaba con gente del país o con los míos. Vos: on /off y tú: on/off dependiendo de con quién estaba. ¡Menudo lío* me creé en la cabeza!. Imagínense un ovillo de hilo enredado. Pues algo así era mi cerebro.

Supongo que no soy la única. ¿Qué tal si le pregunto a Tamara cómo le ha ido con el dialecto de Galicia? (haz click en el audio)

Hasta que me cansé de esa lucha interior inútil. Pasado un tiempo me dije, ¿pero qué estoy haciendo?. En realidad lo que hacía era resistirme a penetrar en la cultura que me ha abierto las puertas, creyendo que de algún modo dejaría de ser yo, o que traicionaba mi identidad. Así que me dejé llevar, me solté, empecé a usar el tú sin discriminar y a incorporar dichos y frases propias de donde vivo ahora (Islas Canarias). Sentí un gran alivio.

Cita textual post acentos

Y se ve que la gente que ha pasado por esto,  piensa igual, sino escuchen esta corta  entrevista a un dominicano, una uruguaya y una cubana que residen en  España:

Cambiar el acento no tiene absolutamente nada que ver con la identidad ni con el nacionalismo. Hay demasiados prejuicios, mala intención y manipulación sobre esas dos palabras. La identidad no se pierde por incorporar a tu acento nuevos códigos de comunicación. Al contrario, te puede ayudar a conseguir trabajo, nuevas amistades, ser valorado/a, porque si hay una cosa fantástica es que la gente, en general, aprecia el esfuerzo que hace una persona extranjera por integrarse, ya sea aprendiendo su dialecto, su idioma, sus dichos, etc.

Ese nacionalismo falso y ridículo, vetusto, que muchísima gente pregona es el mismo con que nos manipulan emocionalmente vendiéndonos productos que nos recuerdan a nuestro país, y nosotros caemos como moscas sintiéndonos fieles a él; cuando en realidad lo que ocurre es que alguien está sacando una rentabilidad de esas debilidades aprendidas. Mientras eso ocurre nosotros nos estamos cerrando a experimentar nuevas cosas.

*menudo lío: es una expresión española con sentido ponderativo y significa: lío grande.

Imagen destacada: Daria

Anuncios

27 comentarios sobre “¡Cáspita!, ¿qué le pasó a mi acento?

  1. Es algo muy complicado los idiomas y mas cuando estamos viviendo en el extranjero, yo por mi parte cuando hablo español creo que aún guardo algunas expresiones y el acento Nica. Cuando hablo con latinoamericanos no tengo ningún problema al usar el voseo, la gente comprende que es la forma como hablamos en mi país. creo que solo una vez me preguntaron si era Argentina y me toco explicar que nosotros también usamos el Vos. El único inconveniente fue cuando enseñaba el Español en las escuelas, las conjugaciones acá en Francia se les enseña a los Niños a decir vosotros y a mi me costaba porque a pesar de que en el colegio lo aprendí no es algo común para mi. Muchas veces utilizo galicismos en español y viceversa. aveces digo es “duro” en vez de “es dificil” o “Ohlalala” en vez de “ala” el cerebro me juega de las suya y me hace traducir palabra que no tienen sentido en español jajaa. Me gusto mucho su artículo

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Ana Viernes, tu comentario me hizo recordar la experiencia de una amiga guatemalteca. En su trabajo le pedían que hablara con el acento castellano, es decir pronunciar la z y la c como en España para poder dar clases. Yo pienso que cuando trabajas como enseñante de español, hay que adaptarse al país donde estés. Es comprensible que en Europa la gente prefiera aprender español con acento de España, por la cercanía.
      Es muy interesante conocer tu experiencia enseñando español en Francia. Ohlalala!
      Mirna

      Me gusta

  2. Muy bien chicas como siempre.
    En un idioma que no se parece al español sucede igual y más cuando estas nervioso, por ejemplo en una entrevista que me hicieron en la televisión en Nicaragua yo dije: Andere, que significa otro(a) en español y hasta que vi la entrevista en la tele me di cuenta de el error.
    saludes y gracias.

    Le gusta a 1 persona

    1. De verdad que yo creo en los resultados de esos estudios que han hecho los expertos. Se necesita un grado de concentración muy alto para no mezclar los idiomas. Hoy aprendí una nueva palabra: Andere. Saludos y gracias por tu comentario, Francisco.
      Mirna

      Me gusta

  3. Soy Austriaco, vivo en Alemania. En Alemania habló solamente alemán, en Austria hablo con el dialecto fuerte de los Austriacos. Cambiar el dielecto para mi es divertido y una forma de adaptarse a diferentes regiones y gente de Alemania y Austria. Si quiero puedo hablar en el dielecto de mi patria en Alemania y al revés. ☺

    Le gusta a 1 persona

    1. A mi también me.parece divertido el tema de los acentos y mezclas de idiomas. Según leí la gente que habla varios idiomas se enfoca más en otros aspectos. Es.como si aprende a desechar la información que no necesita. Gracias por tu comentario.
      Mirna

      Me gusta

  4. Ahora que aprendo holandés como tercer idioma, la ensalada en mi cabeza con los otros dos, inglés y español, es fenomenal porque uso los tres todos los días. Cuando estas en otro país, cultura e idioma distinto, pensar desde el chauvinismo es una grandísima tontería que sólo el que no ha estado en la situación del otro puede predicarlo. Tanto la nacionalidad como las culturas son camisas de fuerzas que solo definen tus limitaciones, pero no lo que puedes ser. Me pregunto como sería esa persona que se siente de todos lados, sin serlo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Fijate que la influencia no existe sôlo al momento de hablar. Uno integra palabras, frases y por supuesto acentos de manera oral, pero también integramos cosas de manera escrita y si me permitîs ir mâs lejos, puedo decir que también incorporamos gestos, modos, formas de hacer las cosas etc del paîs en el que estamos.

    En tu texto, por ejemplo, encontré palabras que no dirîamos en español de Nicaragua, te menciono algunas: tîpica pesada (persona que molesta)-no sabrîa cômo decirlo en el contexto que lo usaste, lo entiendo, pero no sé cômo explicarlo-, diario madrileño (periôdico), menudo lîo (gran problema, clavo).

    Yo di clases de español en Francia y utilizaba siempre el vos y los estudiantes aprendieron, pero fue un proceso, porque era algo nuevo para ellos. En Nicaragua impartî clases de español para extranjeros y usaba siempre el voseo, los demâs profesores usaban el tuteo.

    Vivo en Francia y hablo francés, pero cuando hablo en español lo hago normal como en Nicaragua, pero a veces puedo tener una conversaciôn en español y agregar palabras en francés, eso es algo que no me pasaba antes y era algo que podîa controlar, pero las cosas cambian.

    Creo que es mâs fâcil hablar español de Nicaragua en Francia o en cualquier paîs no hispano, porque no hay acento que valga, en cambio vos estâs escuchando español todo el dîa y al llegar la noche es normal que eso influya en vos, yo entiendo eso pefectamente, el problema es que la familia de nosotros no estâ en nuestra situaciôn y entonces cuando regresamos es fâcil que piensen una sôla cosa: fulano de tal se va a otro paîs y ya viene hablando como extranjero. O la tîpica frase: se va a Costa Rica una semana y viene hablando como tico.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es Jorge. Y el castellano lo escucho a mazo (a diestra y siniestra). Ya inconscientemente digo: vosotros van a ir? ( ustedes van a ir? Y así es un sin parar. Incluso mi pareja (español) conjuga oraciones y frases nica spanish como dice el y se escucha rarísimo.Y yo misma le corrijo: no se dice así. Me incomoda a veces pero esto es así. Gracias por tus apreciaciones del post.
      Saludes, Tamara

      Me gusta

    2. Hola Jorge, me he divertido mucho con tu comentario porque me hiciste ver cosas que ni yo misma las habría apreciado antes. Estoy de acuerdo en todo lo que decís. Yo creo que a veces hasta la forma gramatical la cambiamos sin darnos cuenta.
      Lo de los gestos me causa mucha gracia porque en Italia -por ejemplo- se gesticula mucho y es una lengua riquísima en expresiones, y yo, por supuesto a veces gesticulo igual. La idea de hacer este post es precisamente la de hacer ver que es algo muy natural y no se puede criticar a alguien por hablar un poco diferente.
      Agradezco mucho tu comentario. Saludos
      Mirna

      Me gusta

  6. Esto de los acentos siempre me lleva al acento cubano. Conozco a bastantes emigrantes que con el paso de los años, sea por acción involuntaria, para insertarse en el seno social con rapidez o por la adopción de nuevos modismos, van perdiendo su acento natal o su “manera de hablar”, hasta fundirse con la cultura lingüística del país que lo acoge. Esa es la generalidad, pero hay una excepción: los cubanos. Ustedes pueden enviar a los cubanos a cualquier parte y jamás perderán su acento, ¡Es increíble, chico! Por eso debe ser muy difícil ser un espía cubano ¿No lo creen?

    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajajajajajajajajajajaja. Si, tenés razón. Conozco a una señora aquí Edgard y aunque pronuncia palabras muy muy españolas la señora que tiene 20 años de haberse ido de Cuba lo mantiene aún. Aunque creo que entre los mismos cubanos se han de notar alguna diferencia. Conozco a otros cubanos que es como si estuvieran en Cuba ñó chica y te hablan gritando y pareciera que pelearan pero es típico de estos dos chicos más.

      Me gusta

  7. Hola Támara, mi nombre es ana. Soy de masatepe y es un placer invitarte a Málaga a conocer mas gente nicaragüense. Me dio tu conecte Antonia calero una colega tuya. Me han gustado mucho tus reportajes. Espero conocerte.un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Eso de cambiar la forma de hablar se criticaba a la gente que, por ejemplo, se iba por poco tiempo a Costa Rica y volvía pronunciando la “R” o la del chiste de los que se iban a USA y cuando regresaban se olvidaban hasta de los animales. Aquel que dice: “el tipo pregunta “oh, que animal ser ese, señalando con el dedo indice al ave, pero acerca tanto el dedo que el ave se lo pica, y él dice, hijueputa LORA ya me mordió”.. sin embargo, cuando a raíz de la guerra la gente comenzó a migrar por necesidad, primero a USA, después a Costa Rica, España, Panamá, etc. se entiende que las personas se ven obligadas a insertarse a la sociedad por cuestiones laborales, culturales y hasta por cuestiones de discriminación o racismo…

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es. Va más allá de si queremos o no cambiar el acento. Te tenés que insertar en la sociedad y la misma sociedad te transforma en el buen significado de la palabra. Gracias Manolo por tus líneas
      Saludes, Tamara 😊😊😊

      Me gusta

  9. Definitivamente que cada cabeza es un mundo completamente distinto, asi que cada individuo ve y experiementa una misma situacion de maneras diferentes. En mi caso tengo mas de 20 años de vivir fuera de Nicargua y aun conservo intacto mi acento nica, independientemente que me ha tocado vivir en paises donde se habla el español y otros donde no es el caso. Me ha tocado aprender esos idiomas pero de igual manera he conservado el habla particular de nosotros. No se si de manera inconsiente o no pero si observo que nada ha variado, incluso mis amigos me lo comentan de manera que ellos piensan que nunca he salido del pais. Tengo que aclarar que no soy ni periodista o mucho menos filologo pero si siempre me han interesado mucho los temas del idioma. Para concluir si en lo particular opino que cada pequeño detalle que nos identifica como nicaraguenses y que se pierden por las razones que sean si tienen un impacto sobre quienes somos o de donde nos sentimos que pertenecemos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s