“Me fallé a mí misma”

II entrega

Por T. Morales Orozco

Tomó sus datos del listado de participantes de una reunión en la que coincidieron. Le enviaba mensajes, la llamaba por teléfono y hasta le escribía por el Facebook. A Martina, socióloga, le sorprendió el atrevimiento, pero lo dejó pasar. Se conocieron así, hasta que formalizaron la relación.

Cuando hablaba por teléfono con su ex esposa, le llamaba imbécil, controladora y loca. Igual trato le daba a una ex novia. Pero a Martina la protegía, era cariñoso y la trataba muy bien. Sentía que ella era su ángel, la persona que le cambiaría su vida “frente a todas esas mujeres malas”. Él asumía el rol de víctima, y ella pensaba que era su forma de demostrarle cariño.

Decidieron vivir juntos y compartir gastos. Pero después de un tiempo la convivencia cambió. Cuando llamaba la ex esposa, golpeaba la mesa, tiraba puertas y el control remoto de la televisión. Había períodos en que se calmaba, era amoroso y tierno. Pero cuando algo le molestaba, se volvía violento y empezaba el “ritual”. Ella quiso dejarlo y él la amenazó con suicidarse .

colectivo mujer y salud rep. dom
Foto: Colectivo Mujer y Salud, Rep. Dominicana. Observatorio Ejercicio Ciudadano de las Mujeres

Se fijaba en detalles como, por ejemplo, si cerraba mal una botella de agua. Le “enseñaba” cómo era que tenía que hacerlo. Le hacía comer a la fuerza y le decía “o te la hartas o te la estampo en la cara”. La separó de su familia y sus amigos. Nadie podía visitarla. Ni siquiera podía escuchar su música porque era “inculta”.

Vivía enferma casi todo el tiempo: colon irritable, migrañas, problemas musculares y lumbares. Empezó a tener ataques de pánico.

Pensamiento de dinosaurio

La convenció para no utilizar condón y cuando empezó a tener infecciones vaginales la acusó de meter hombres en la casa. En realidad, lo que ocurría era que él estaba con otra persona y la condicionó para que aceptara su otra relación. Le diagnosticaron trastorno ansioso depresivo.

Cuando Martina decidió denunciar, la jueza le increpó: “¿pero qué es lo que más te duele, que te haya engañado o todo lo que te hizo? ¿Qué es lo que querés?, porque lo que está aquí de fondo es que querés sacar dinero porque es extranjero”.

Martina sigue en tratamiento clínico y piensa que es una más en la lista de él, otra loca. “Siento que me fallé a mí misma porque trabajo estos temas y me pasó, y siento vergüenza “.

El Discurso de los los Pájaros (2015) es un performance danza, del grupo de teatro Obini, dirigido por la cubana Delia Coto, que refleja la realidad de las mujeres en diferentes conciencias. Está protagonizada por actrices colombianas residentes en Suiza. Dale click al trailer.

Foto destacada: Libertinus
Anuncios

7 comentarios sobre ““Me fallé a mí misma”

    1. La cosa más difícil para mi es entender por qué una mujer permite que la situación de violencia llegue a esos niveles. Seguramente la respuesta es psicológica, por eso es muy difícil poder ayudar. Es un tema muy muy complejo. He visto casos de mujeres que se atreven a denunciar y luego, cuando el marido está en la cárcel se arrepienten y van a retirar la denuncia. ¿Cómo puede entenderse eso?.
      Saludos Edgard
      Mirna

      Me gusta

  1. Solo quien vive esa experiencia en carne propia sabe lo q es sentirse desprotegido ante una amenaza eres debil porque tu fortaleza esta quebrantada ya soporto humillaciones y se doblego a cada una de las reglas impuestas tan solo para no perderlo es muy triste…pero hay manera de superarlo con mucha ayuda no hay q esperar ser la proxima victima para salir de ese mundo q acaba poco a poco tu propia existencia como ser humano

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carla. Por eso “Martina” quiso contarnos su historia. Porque quiere decirnos a todas las mujeres que no nos quedemos calladas. Sé que es difícil pero hay que tomar valor y denunciar siempre
      Tamara
      Gracias por leernos 😉

      Me gusta

    2. Cierto. Como todo en la vida, hay experiencias que sólo cuando se viven de cerca, en carne propia, se pueden entender. Hay que intentar ponerse en el lugar de todas esas mujeres que sufren a causa del machismo, para comprender y luego ayudar en la medida de nuestras posibilidades. Puede que dentro de nuestra familia o nuestras amigas estén pasando por situaciones similares y no nos demos cuenta. Personalmente creo que el machismo es una manera de irte degradando como persona, como mujer, hasta bajarte la autoestima a cero.
      Saludos Karla.
      Mirna

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s