¡Comer hasta más no poder!

Nos fuimos a Brasil

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tamara Morales Orozco

Dicen que la comida entra por los ojos. También dicen que la comida, más allá de una necesidad básica, es uno de los placeres más exquisitos y adictivos de la vida. En un país donde hay diversidad cultural como España, también hay una amplia y nutrida oferta gastronómica de distintas nacionalidades. Y para muestra un botón. Brasil está presente.

Nada más entrar en el local, de fondo se escucha ese género musical tan característico de l@s brasileñ@s. Ritmos como la samba, la bossa nova o música de pará, es lo que suena. Pero esta vez, no hablaremos de música sino de su comida, ¡exquisita comida!

La cocina brasileña es tan amplia y rica que vale la pena escribir de ella. Encontré un restaurante cuyo nombre es Churrasquería Rodizio Porto Alegre. Una churrasquería, es un sitio donde se come carne a la parrilla dice Ricardo Da Silva Santos, dueño de este negocio desde hace cinco años. Es de Río de Janeiro, lleva casi diez años en España. Quiso probar futuro fuera y se asentó en La Coruña. De los 42 años que tiene, 22 ha sido mesero. En su local, es él quien sabe darle ese punto exquisito a la carne para que quede jugosa y tierna.

Ricardo cortando una de las de carnes que ofrece el local
La carne te la sirven y cortan en la mesa Foto: T. Morales

El Rodizio ofrece dieciséis tipos de ensaladas de las que te podés servir las veces querrás. Los meseros desfilan por tu mesa con diferentes tipos de carnes en pinchos (como se dice en España) y es el cliente quien escoge la carne que quiere que le corten y sirvan en el plato.

Una variedad de ensaladas puedes deleitar
Podés tener una variedad de ensaladas Foto: T. Morales

Si sos carnívor@ y de buen diente, lo primero que te recomiendo es que no te llenes de ensalada, como hice yo, porque lo fuerte viene después. Hay que ser muy selectiv@ con los cortes que te ofrecen, hasta catorce cortes y tipos de carnes rojas y blancas: pollo, costilla de cerdo, cabrito, corazón de pollo, filete de res, costilla de res, fraldinha (falda), cupim (morrillo), lomo de aguja, chorizo picante, lomo de cerdo, chuleta de cordero, alcatra, filete mignon, linguiça, una longaniza de carne de cerdo condimentada y la picanha a la piedra, la especialidad de la casa.

Picaña: carne de buey, especialidad de la casa
Picanha: carne de buey, especialidad de la casa Foto: T. Morales

Con ese peculiar acento brasileño, Da Silva dice que poco a poco van cortando la carne en la mesa del cliente “vamos girando siempre poco a poco para que la gente coma despacio, despacito, y para no molestar”.

Así cortan la carne en la mesa del comensal
Así cortan la carne en la mesa del comensal Foto: T. Morales

El servicio estilo bufete, incluye guarniciones calientes como arroz blanco, yuca frita, plátano frito, harina de yuca, papa frita, arroz carretero (una mezcla de carne, chorizo, beicon, como si fuese una paella) y la conocidísima feijoada (frijoles negros cocidos con costilla de cerdo, pata, rabo y morro de cerdo, además de algunas hortalizas). Ricardo aclara que algunos productos los trae de Brasil y otros son locales.

Guarniciones calientes que forman parte del servicio estilo bufete
Guarniciones calientes Foto: T. Morales

Por lo general, te dan una tarjeta redonda que, de una cara es verde y de la otra roja. Funciona como un semáforo. Cuando querés más carne ponés el color verde, y si querés parar por un rato el servicio, ponés el rojo.

¿Y los postres? Si llegas a ellos, la variedad es infinita, hasta catorce. Yo con la panza llena no pude probarlos. Pero sólo con verlos se me hacía agua la boca. La mayoría son naturales: mousse de limón, maracuyá, guayaba, mango, tarta de plátano con merengue, flan de chocolate, flan de queso, de café, tiramisú, tarta de queso con fresa, tarta de caramelo con nata y chocolate, flan casero que se hace al estilo Brasil con leche condensada.

A la hora del postre, un mesero pasa con carrito lleno de postres
Postres que podés degustar Foto: T. Morales

Y no puede faltar la bebida estrella de Brasil, la Caipirinha. Según Alberto, brasileño y mesero de El Rodizio, se puede tomar antes de comer, como aperitivo, o después de comer. La Caipirinha lleva cachaça -aguardiente de caña de azúcar-, lima y limón. En un pilón (vasija de madera especial) se tritura la lima y el azúcar hasta que quede líquida. Se le añade un poco de cachaça y se deja reposar unos cuatro segundos para servirlo en un vaso con hielo triturado.

Alex, mesero del Rodizio terminando de hacer una caipirinha
En el pilón de madera (pau brasil) es como se hacía tradicionalmente la caipirinha. Foto: T. Morales

Con vaso de caipirinha en mano, me trasladé hasta Río, de donde es Ricardo. Pero cuando me levanté de la mesa no podía conmigo misma. Lo que hice fue caminar un poco para hacer la digestión y al llegar a la casa me di una buena siesta.

Anuncios

2 comentarios sobre “¡Comer hasta más no poder!

  1. Wow que riquisimoooo se ve todo , no sabria que escoger ,en realidad unos de los placeres de la vida es degustar una rica comida. Gracias Ciudad Latina por mantenernos imformados de todo lo que acontece en Europa,
    Y gracias a Checho por mostrasnos lo rico que se come en la curuña ,saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s